Temporada de lluvias en la tierra de los ríos

Rios 001.jpg

Es la temporada de lluvias en la Amazonía peruana, y me refiero a muy lluviosa. Toda la mañana la precipitación nos ha bendecido, nos ha rociado, nos ha colmado. De pie hasta los tobillos en la arcilla de un río resbaladizo. En este punto no sabemos, no queremos saber qué es el sudor y qué es la lluvia. Las manos llenas de barro pasan a lo largo de una carga improbable: los plantones de árboles en sus bolsas negras de siembra son entregadas a la orilla como una hilera de hormigas.

Las plantas se levantan de una gran canoa de madera y pasan por la escarpa. Y pasa de nuevo una y otra vez. Hoy miles de plantas se moverán a través de nuestras manos, árboles recién nacidos de diferentes especies de la Amazonía. Es solo un día más en la vida de reforestación de la selva, pero hoy es un día especial; hoy estos árboles están llegando a casa.

Un voluntario de Pensilvania me entrega los plantones de dos en dos, y un interno de Tennessee es el siguiente en la orilla del río y recibe las plantas de mis manos. Ella a su vez se los da a un hombre de los Andes, que trabaja durante el año en la jungla, el cual hace una broma para aligerar el ambiente mientras las plantas continúan a un joven de la Amazonía, y finalmente, a Don Salomón, agricultor, terrateniente, administrador de estos mil árboles. Y luego lo hacemos de nuevo, cientos de veces más esta mañana.

En la parte superior de la línea de pasamano, Salomon inspecciona a los recién llegados con buen ojo, después de todo, es una especie de padre de estos árboles. Algunos individuos maltratados se descartan y las plantas se agrupan por especies, llenando el patio alrededor de la modesta morada de la selva de Salomón. Aquí hay suficientes árboles para reforestar una hectárea (aproximadamente dos acres y medio), y volveremos a plantarlos todos mañana.

Algunos de los árboles son para frutas, incluyendo nombres familiares como cacao y açaí, y otros menos familiares como camu camu e inga. Otros son árboles de madera que un día estarán a cien pies por encima de nosotros. Algunos proporcionan exquisitos aceites esenciales aromáticos. Todas las especies plantadas son nativas. Este policultivo representa lo que llamamos un sistema agroforestal: un bosque que plantamos. Salomón ha optado por plantar este policultivo porque sabe que cultivar árboles es en última instancia, menos trabajoso  que cultivar plantas anuales como maíz, arroz, o mandioca, y menos destructivo a largo plazo para el bosque que rodea e interpenetra su granja.

En un día como hoy, cubierto de barro y empapado de pies a cabeza, recuerdo la desconexión entre las palabras y sus significados. Por ejemplo, lee estas palabras: "Reforestamos la Amazonía. Plantamos árboles donde alguna vez hubo selva". Digo estas cosas a quien quiera escucharlo de manera regular, y suena bien. Pero las palabras no necesariamente hacen un buen trabajo para describir lo que realmente hacemos, lo que realmente hicimos en un día como hoy.

Hoy trepamos arriba y abajo de una ribera fangosa llevando cuidadosamente plántulas delicadas de árboles, un trabajo que ninguna máquina o robot puede hacer de manera efectiva, una tarea especialmente adecuada para el cuidado de las manos humanas. Hoy compartimos bromas y palabras de aliento cuando nuestros músculos se flexionaban, luego se tensaban, y luego dolían. Hoy volvemos a poner el rastrojo en un par de acres de un paisaje una vez forestado. Esta es la ecología comunitaria de la Amazonía. La historia del día no se trata de la cantidad de libras de carbono que estos árboles capturarán a lo largo de sus vidas, aunque eso también es importante. La historia del día es la de compartir, de reír, de la promesa de nuevos comienzos.

Rios 003.jpg

Esto es Camino Verde, un camino hacia la simbiosis con la naturaleza. Manos trabajando juntas para restaurar la Amazonía, a pesar de los desafíos y las tormentas. La gente devuelve semillas al bosque y cosechan diez veces recompensas. Los que hacen el trabajo real son estas plantas diminutas que se convertirán en árboles poderosos. Estamos agradecidos de ayudarlos en su camino.

Este año Camino Verde plantará más de 10,000 árboles en la Amazonía peruana, en nuestro centro de reforestación y con agricultores asociados como Salomón. Nuestro trabajo es apoyado e inspirado por ustedes, y agradecemos tu interés en lo que hacemos. Gracias por invertir en la restauración amazónica.

Rios 004.jpg
Robin Van Loon